anssyd

Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad

Abusos sexuales en personas con discapacidad


Los abusos sexuales en personas con discapacidad intelectual son más frecuentes que en el resto de la población, debido a su alto grado de vulnerabilidad No se conoce el alcance real del problema puesto que las denuncias son muy bajas El riesgo aumenta en la adolescencia y en la adultez. Son más frecuentes en contextos muy cercanos y muy variados entre sí, entre los que destacan los siguientes: el ámbito familiar, el círculo de amistades, el entorno laboral, y el ambiente residencial van a constituir fuentes potenciales de abuso.

1nena.jpg_141358524

Los tipos de abusos son los mismos que para las personas sin discapacidad:

  • Abuso sexual sin contacto: en el que se engloban el acoso, pornografía, posturas indecentes, insinuaciones, exhibicionismo…
  • Abuso sexual con contacto: recoge tocamientos, masturbación, penetración o introducción de objetos, explotación sexual….

Son muchos los factores que incrementan la posibilidad de sufrir abusos sexuales en las personas con alguna discapacidad. Podemos hablar de factores educacionales, factores sociales y factores personales. Las personas con discapacidad intelectual necesitan una adecuada educación preventiva en diferentes edades,  para ayudarles a luchar contra los abusos y prevenirlos. Una educación que cubra su desarrollo humano, la sexualidad, la expresión sexual apropiada, y promoción para garantizar que su entorno les proteja. Requieren de apoyo y educación al tomar decisiones relacionadas con su reproducción y su salud. La detección de estos abusos sexuales en personas con Deficiencia Intelectual resulta más complicado, con frecuencia no se les cree, sin embargo con el adecuado apoyo incluso una persona con discapacidad intelectual severa podría ser capaz de explicar el incidente adecuadamente. Ya que nos podemos encontrar con frecuencia dificultades a la hora de informar de estos debido a:

  • Dificultades en la comunicación.
  • Sentimientos de culpa.
  • Amenaza percibida de abandono.
  • Potencial separación de la familia.
  • Tolerancia del abuso para ser aceptado o recibir recompensas o afecto.
  • En ocasiones, pueden no reconocer que están siendo objeto de abuso.

Es importante señalar que estas personas pueden no saber nombrar las partes de su cuerpo, o no tener información sobre la sexualidad, lo que impide que puedan reconocer y describir lo que les están haciendo.1

Ante la sospecha de un abuso sexual hay que denunciarlo siempre y tener una actitud intolerante hacia este tipo de conductas y situaciones.

Bibliografía

Verdugo, M.A., et al.El abuso en personas con discapacidad intelectual, Psicothema, vol. 14, pág. 124.2001

Nosek, M., et al Vulnerabilities and abuse among women with disabilities Sexuality and disability. vol. 19. pág. 177. 2001

Couwenhoven, T  .La educación sexual es la prevención del abuso sexua, Revista Síndrome de Down, vol. 30, pág.9.2013

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: