anssyd

Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad

La masturbación en mujeres con discapacidad


Aunque sea un tema del que nadie habla, la sexualidad y el placer también son parte de la vida de las mujeres con discapacidad. Explorar el cuerpo para descubrir el placer es un derecho que tenemos todas las personas. La masturbación es una conducta sexual normal y saludable y constituye un elemento importantísimo en la sexualidad de las personas con discapacidad.

 La masturbación femenina ha sido más estigmatizada y silenciada históricamente que la masculina. En la mitología griega[1] el poeta Tiresias quien fue transformado en mujer durante siete años afirmaba que las mujeres sentían nueve veces mayor placer en el sexo que los hombres. Durante la Edad Media la Iglesia Católica impuso a sus feligreses que sólo podían tener relaciones sexuales con fines reproductivos. Nada se sabía aun del clítoris y, de hecho, tuvimos que esperar hasta 1560 para que los facultativos de la época, lo “localizaran”.  Las mujeres victorianas acudían al médico por dolor de cabeza, malestar ocular, presión alta, desmayos, respiración entrecortada, humedad en la vulva, ardor uterino. Las salas de espera de los médicos, estaban repletas de pacientes que llegaban esperando las frotaciones que aliviaban sus síntomas. Con el tiempo entendimos que las masturbaban hasta alcanzar el orgasmo.

Esta práctica sexual es una de las formas más frecuente de expresión sexual entre las personas con discapacidad. En el caso de personas con diversidades funcionales múltiples o severas, puede ser la única forma de expresión sexual que está a su alcance. En muchas ocasiones nos encontramos que por falsas creencias a muchas mujeres con discapacidad les han explicado que masturbarse está mal, lo cual genera en ellas un sentimiento de vergüenza o culpabilidad, no han recibido una educación sexual adecuada ni consejos específicos en relación con la masturbación (incluyendo cómo y dónde hacerlo).

Otro factor añadido es que algunas mujeres con discapacidad, es que aunque lo deseen, no pueden masturbarse por problemas de movilidad, y el hecho de que sus necesidades y las dificultades para darles respuesta no sean tan visibles como las de los hombres, puede falsear la percepción que se tiene la realidad de sus necesidades sexuales.
La decisión de alcanzar la satisfacción sexual utilizando la masturbación, cuando obedece a la propia voluntad y a los propios deseos, es absolutamente respetable, por ello es importante el asesoramiento, la educación y los apoyos que l@s y los profesionales han de brindar a estas personas para que puedan desarrollar plenamente sus derechos sexuales y reproductivos tal como queda reflejado en la convención de Derechos de las personas con discapacidad.

[1] Historia masturbación femenina. [ Internet] disponible: https://www.brut.media/es/news/esta-es-la-historia-de-la-masturbacion-femenina-500a030c-ca1c-4d5d-b63f-08035d4dcd22. Consultada 12.05.2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: